• Consejos de Expertos
  • Ingredientes
  • Nutrición Balanceada
  • Vida Activa

¿Cómo tener un corazón sano?

Autor: Marien Garza, Miembro del Consejo Consultor de Nutriólogos de Herbalife Nutrition

Por Marien Garza, Miembro del Consejo Consultor de Nutriólogos de Herbalife Nutrition

La Sociedad Mexicana de Cardiología A.C. y el Instituto Nacional de Cardiología Ignacio Chávez, a través de la Secretaría de Salud, señalan que hasta durante 2020, siguen siendo (como los últimos 5 años) las enfermedades isquémicas del corazón, la primera causa de muerte en México con una tasa de 32.14%.

Las enfermedades isquémicas del corazón incluyen todo lo relacionado con los vasos sanguíneos como cardiopatías coronarias, reumáticas, congénitas, cerebrovasculares, etc.  Estas enfermedades crónicas, generan altos costos para su prevención y control, y representan un gran reto para la salud pública en nuestro país. 

“Somos lo que comemos” es una gran frase que muchos hemos escuchado, pero hablando de un corazón sano, hoy me gustaría modificar esta frase y decir “Somos lo que comemos y también lo que nos movemos”.

El ejercicio regular y constante, tiene un potencial impresionante para mejorar nuestra salud cardiovascular. Sabemos que el ejercicio fortalece los músculos.

  • El ejercicio ayuda al corazón a bombear mejor la sangre, por todo nuestro cuerpo
  • Puede mantener normal nuestra presión arterial o bajar sus niveles
  • Mejora nuestra eficiencia deportiva permitiendo que el corazón se recupere más rápido post-ejercicio
  • Apoya a reducir nuestros niveles de colesterol no saludable 
  • Reduce el riesgo de presentar enfermedades cardiovasculares

La recomendación es poder personalizar el ejercicio, en busca de mejorar el terreno cardiovascular. Debemos acercarnos a los especialistas, el médico y el entrenador físico, quienes nos pueden orientar para conocer cuál es la mejor manera de incorporar la actividad cardiovascular en nuestro estilo de vida. Se puede establecer un plan que aumente de manera segura y gradual la capacidad para el ejercicio cardiovascular, y también definir puntos de referencia para regular la presión arterial, frecuencia cardíaca en reposo y colesterol. Todo esto permitirá tener resultados positivos permanentes.

Son muchos los factores de riesgo que incrementan las posibilidades de presentar enfermedades cardiovasculares: el tipo de dieta, el sedentarismo, el consumo de tabaco, la obesidad, el estrés laboral, la hipertensión arterial y la diabetes mellitus. Reducir cada uno de ellos puede ser un reto individual que trabajar con el objetivo de mejorar nuestra condición humana.

 

https://www.cardiologia.org.mx/transparencia/transparencia_focalizada/estadisticas/

https://www.nhlbi.nih.gov/health-topics/espanol/enfermedad-coronaria-0

Froelicher, Victor F. Exercise and the heart. Saunders Elsevier. EUA, 2006.