Vida Activa

  • Consejos de Expertos
  • Ingredientes
  • Nutrición Balanceada
  • Recetas

El sistema inmunológico: nuestra mejor defensa

Autor: Herbalife Nutrition

El sistema inmunológico funciona como una barrera protectora que se encarga de evitar que sustancias potencialmente dañinas ingresen al cuerpo. Además de ello, elimina y destruye aquellas amenazas que están en nuestro organismo y nos defienden de enfermedades y agentes infecciosos como bacterias, hongos, parásitos y virus que se encuentran en el medio ambiente.

De acuerdo con estudios clínicos, ciertos factores pueden influir negativamente en el sistema inmunológico, incluidos el estrés crónico, el sedentarismo, la falta de sueño, la contaminación ambiental y las afecciones médicas que uno pueda tener.

Se ha demostrado que la desnutrición y las deficiencias específicas de zinc, selenio, hierro, cobre, ácido fólico y vitamina A, B6, C, E, entre otras, tienen notable influencia en la respuesta efectiva del sistema inmunológico; además, enfermedades como el sobrepeso y la obesidad pueden debilitar la respuesta inmune.

La Asociación Americana de Dietética (ADA, por sus siglas en inglés) establece que, llevar una dieta equilibrada y saludable, es fundamental para tener un buen sistema inmune. La doctora Susan Bowerman, directora del Consejo de Nutrición de Herbalife Nutrition, menciona que el consumo de frutas y verduras es clave para el sistema inmunológico porque brinda una gran cantidad de vitaminas y fitonutrientes, mismos que ayudan a promover la salud ya que actúan como antioxidantes.

En definitiva, una mala nutrición nos puede llevar a excesos y deficiencias, por lo que una buena alimentación y una oportuna suplementación, en caso de déficit, se vuelve una forma práctica y efectiva de garantizar que se satisfagan las necesidades nutricionales, acción que lleva al fortalecimiento del sistema inmunológico. Es por ello que debemos asegurarnos que, dentro de la alimentación y suplementación para cuidar de nuestro sistema inmunológico, estén presentes, entre otras, las vitaminas C, D y minerales como el zinc. El consumo de probióticos es igual de importante, ya que juega un papel fundamental en la salud intestinal y mantiene nuestra microbiota intestinal mucho más activa, siendo esta parte de nuestras defensas junto con el sistema inmunológico. Hay que enfocar todos nuestros recursos para mantenernos fuertes: ¿cómo? Llevando a cabo una alimentación balanceada, una correcta hidratación, suplementación adecuada, haciendo ejercicio y descansando las ocho horas recomendadas para los adultos y adolescentes.

La nutrición y la salud favorecen una vida feliz, equilibrada y en armonía.

 

FUENTE: Calder PC. Feeding the immune system. Proc Nutr Soc. 2013;72 (suppl 3):299-309. doi: 10.1017/S0029665113001286.