Los mitos y realidades sobre el metabolismo

Autor: Alberto Molás, Miembro del Consejo Médico de Herbalife Nutrition

El metabolismo es la capacidad de cada organismo de transformar los alimentos en energía y otras sustancias necesarias para la vida. Dicho proceso se divide en dos áreas: anabolismo, que es la formación de nuevas moléculas a través de otras más simples; y catabolismo, que es la destrucción de moléculas grandes a pequeñas, para que puedan ser utilizadas en el anabolismo.

En torno al tema de la salud física y el bienestar, existen muchos mitos en los que el metabolismo es el actor principal. Estos mitos carecen de fundamento que pueda sustentar su efectividad, sin embargo, son los que, a través de revistas de espectáculos, redes sociales e, inclusive, de pláticas se han ido difundiendo y nos hacen perder nuestro enfoque cuando la meta es perder peso, mejorar rendimiento a la hora de hacer ejercicio o, simplemente, iniciar o mantener hábitos de alimentación saludable.

A continuación, analizaremos algunos de los mitos más populares en torno a tres aspectos principales: pérdida de peso, ejercicio y hábitos saludables.

 

MITOS DE PÉRDIDA DE PESO

MITO: El metabolismo se vuelve más lento con la edad.

·         REALIDAD: La principal causa de que el metabolismo aminore con el paso de los años, es que la masa muscular va en decremento. Esto en relación a que, tanto la intensidad de las actividades que realizamos como la cantidad, suelen disminuir notablemente. La recomendación es continuar con un estilo de vida activo, tal como menciona la Organización Mundial de la Salud (OMS); realizar 150 minutos de actividad física moderada o 75 minutos de actividad física vigorosa por semana. De esta forma, mantendrás el tono muscular del organismo. 

 

MITO: Para bajar de peso debo eliminar las grasas o los carbohidratos de mi dieta.

·         REALIDAD: Cuando uno quiere bajar de peso, el déficit calórico es el factor más importante. Esto quiere decir que debemos ingerir menos calorías de las que quemamos. La forma más saludable de adelgazar es a través de una dieta balanceada, la cual incluya carbohidratos, grasas y proteínas. Esta dieta debe formar un déficit de, aproximadamente, 500 calorías al día.

 

MITOS DEL EJERCICIO

MITO: Si realizo un entrenamiento con pesas, desarrollaré un cuerpo muy musculoso.

·         REALIDAD: Un entrenamiento con pesas adecuado tiene muchos beneficios, entre ellos, el fortalecimiento de la masa muscular y el aumento de la densidad ósea. El resultado es un cuerpo más fuerte, más resistente y más tonificado. Cuando entrenamos con pesas, desarrollamos más músculo, lo que a su vez hace que nuestro metabolismo se acelere, puesto que el cuerpo necesita más calorías para mantenerse. 

 

MITO: Hacer ejercicio por la mañana y con el estómago vacío, me ayudará a quemar más grasa.

·         REALIDAD: Recordemos que, el último alimento de nuestro día, debería ser aproximadamente de 2 a 3 horas antes de dormir, y un sueño reparador se recomienda de 6 a 8 horas. Por lo tanto, al despertar tendríamos aproximadamente de 8 a 10 horas sin habernos alimentado; esto es ya un ayuno prolongado, pero si además me dispongo a realizar actividad física a primera hora y sin haber probado ningún alimento, expongo mi cuerpo a padecer hipoglucemias (poca glucosa en la sangre) con síntomas como hambre, temblor, mareos y debilidad.

 

MITOS DE HÁBITOS SALUDABLES

MITO: Debo realizar 5 comidas al día.

·         REALIDAD: Como recomendación general, uno debe realizar comidas pequeñas y frecuentes y con una diferencia de 4 horas aproximadamente entre alimentos. El objetivo de mantener “comidas pequeñas y frecuentes” es que no padezcamos apetito entre comidas, debido a que si esto ocurre, el tiempo de alimento más próximo será abundante, provocando que se ingieran más calorías de las que necesitamos. Recordemos que, cuando esto ocurre, nuestro cuerpo almacena exceso de calorías como tejido adiposo.

 

Mito: Saltarme las comidas hará que pierda peso.

·         REALIDAD: Nuestro organismo puede adaptarse fácilmente a hábitos correctos o incorrectos, teniendo en cuenta que los incorrectos nos llevarán más rápido a procesos de salud-enfermedad. Como mencionamos en el punto previo, es importante no pasar más de 4 horas sin consumir alimentos. Los tiempos prolongados sin ingerir alimentos (ayunos), provocan que nuestro organismo adopte un “modo” de ahorro de energía. Esto quiere decir que nuestro metabolismo se vuelve lento, con la finalidad de soportar los tiempos de ayuno con un mínimo de ingesta, lo cual nos obliga a comer una menor cantidad de alimentos, ya que si consumimos más de lo que podemos metabolizar, nuestro organismos lo ahorra como tejido adiposo, favoreciendo el aumento de peso.